Cuadro de Fernández Luque Ampliar

Cuadro de Fernández Luque

Cuadro al óleo sobre lienzo de Manuel Fernández Luque

Más detalles

A00169

1 200€

En rebajas ¡En descuento!

-84%

7 500€

           

  

Cuadro al óleo sobre lienzo del pintor ya fallecido Manuel Fernández Luque cuyas medidas son 43x54cm con un marco de 64x74cm. aprox. Cuadro de propietario particular comprado directamente en galería de arte, firmado por el autor y certificado de autenticidad disponible en galería.

 
 

Biografía:

Fernández LUQUE, Manuel 
Écija (Sevilla), 1919 - Valencia, 2005 

Manuel Fernández Luque nació en Écija en 1919 y falleció en Valencia en 2005. Cursó estudios artísticos en la Escuela de San Fernando de Madrid y posteriormente estudios universitarios en Madrid y Santiago. Además de la pintura de caballete practica la decoración mural en su junvetud. Reside largas temporadas en Sevilla y Madrid hasta fijar su residecncia definitiva en Valencia.

PREMIOSEste artista, valenciano de adopción, consiguió diversos galardones y premios nacionales, y sus obras forman parte de importantes colecciones, galerías y museos.

Medalla del Salón de Primavera de Valencia. Premio Nacional Acuarela. Condecorado en la Exposición de las Fuerzas Armadas de 1981..

EXPOSICIONES INDIVIDUALES: Entre sus últimas exposiciones destacan las realizadas en diversas galerías de Nueva York y Chicago, así como en la Sala Jaimes de Barcelona o en la Sala Alcón de Madrid.

Galería Tyfe de Inglaterra, Embajada de los EE.UU de América en Madrid, Sala de Arte Hoyos de Valencia, Sala Goya de Morarira, Sala Jaimes-Bernice Gallery en la Exposición Flotante en el Crucero Cabo San Vicente, Sala Jaimes de Barcelona, Galería Nike de Valencia, Galería Naharro de Zaragoza, Galería Goya-2 de Valencia, Sala San Jorge de Alcoy, Donatello de Madrid, Galería Reno-Montpelier (Francia), Durán Madrid.

MUESTRAS COLECTIVAS: Subastas y Galería de Arte en Valencia, Galería Z de Valencia, Galería Nike de Valencia, Galería Arts de Valencia, Colegio Francés Valencia. Sus obras se encuentran en colecciones particulares de todo el mundo.

Dándose la doble circunstancia de ser universitario y estudiante de Bellas Artes, no es extraño que la obra de Manuel Fernández Luque tenga una carga literaria que convierte su visceral expresionismo en un retablo de temas españoles permanentes: la fiesta, la religión, la muerte, el trabajo.
Aquí están, pues, los toros y los toreros, en grupos y solos, posando para un  fotógrafo (posible) de verbena, con sus familiares y seguidores; y procesiones, con sus ingenuas imágenes, sus penitentes, sus monaguillos, sus coros de beatas, sus cirios; y el taller de la modista; y el pueblo, en fin, bullendo, gritando, rezando o burlándose.
Para este temario era necesario un lenguaje que se aparta del tópico, de la pintura regionalista o popular. Un lenguaje que salvara el peligro del amaneramiento, del tipismo, del ternurismo o la caricatura. Ese lenguaje es el expresionista castizo, nacional, tan diferente del nórdico, pero, eso sí, basado en un dibujo excepcional, en una línea creadora, satírica a veces apasionada y veraz; porque no en balde Luque es un gran retratista y un excelente profesional, investigador de todas las técnicas.
Esa línea (y esas manchas) producen obras como ese grupo de soldados de la División Azul, caminando sobre las nieves de la estepa; o como esos toreros y esos clérigos arquetípicos. El mérito de conservar para el futuro tipos y costumbres en peligro de extinción es importante por sí solo.

Destacó el sacrificio deliberado de los detalles en la obra de Luque, de forma que el pintor sevillano consigue incluir en un mismo lienzo siete u ocho figuras en una composición en la que prima la viveza del color y la expresividad frente al detalle. Luque es un pintor de composiciones abigarradas en las que desfilan, mujerucas, toreros y monaguillos, entre otras figuras típicas del folclore español, en un derroche de costumbrismo expresionista que se rinde a las calidades y los valores plásticos de su pintura.